viernes, 17 de abril de 2009

Y para el postre, desierto

Nota del traductor: el título de este artículo es un juego de palabras intraducible con las palabras dessert (postre) y desert (desierto).


Ya he regresado del GPP en Dubai, y (casi) me he puesto al día con todo el trabajo que se acumula cada vez que salgo de casa. Ha sido magnífico el hacer nuevos amigos y encontrarme de nuevo, con mucha de la gente del año pasado.

Tras seis días de duro trabajo, de nuevo nos fuimos al desierto para aprovechar la oportunidad de fotografiar en un entorno que no tiene igual.

Como reincidente en el GPP, tengo la fortuna de tener algunos contactos en el país. Mejor dicho, en los emiratos. Nigel y los chicos del Dubai Strobist Group se pusieron en contacto con Samir, quien a su vez se puso en contacto con Mostafa de Sharjah TV, una cadena de televisión nacional que tiene su cuartel general al otro lado del desierto.

De repente estábamos todos en dirección a dicho desierto para hacer reportaje de TV mientras fotografiábamos a Omar y su halcón. Siempre me había gustado saber más cosas sobre la cetrería -- justo hasta que Mostafa me contó que algunos de esos pájaros pueden costar más de un millón de dólares. Otra cosa más que me queda fuera del presupuesto.

Así que nos fuimos al desierto -- en un Jaguar por supuesto. Os diría el modelo, pero era demasiado exclusivo como para llevar puesto el modelo. Se parecía un poco a mi Scion XA, del mismo modo que el halcón de Omar se parece al periquito de los hijos de mi hermana.

Teníamos a Hala como conductor, un supermodelo disfrazado de superproductor del GPP. McNally también venía, con su asistente Drew y su colega en los cursos Bobbi Lane. McNally que iba a fotografiar a Hala, había aprendido la lección del año pasado y se había traído un Elinchrom Ranger. Eso es un quemador de retinas de 1100 wattios-segundo -- suficiente potencia como para tener contento a un octabox a pleno Sol en el desierto.

Como buen cabezón que soy, yo me lleve mis speedlights -- y acabé usando solo dos. Me resulta muy sencillo dominar al Sol con un único speedlight -- si puedo elegir la hora del día. Es como esperar a que Mike Tyson cumpla 87 años para darle una paliza. Pero como estrategia es bastante efectiva.

Un pájaro en la mano

Afortunadamente, Bobbi lo sabe todo sobre los halcones de un encargo anterior en una instalación de pájaros, o granja de halcones, o como sea que se llama. Así que fue de gran ayuda para explicarnos todas las cosas estúpidas que no debíamos hacer. En mi caso, eso es un trabajo a tiempo completo.

Así que nos fuimos a fotografiar en el desierto y Omar se trajo el más espectacular ave de presa que puedas imaginar. Básicamente, una máquina de despedazar carne, con alas y una buena pose.

Nuestra luz, aún estaba seis dedos por encima del horizonte, así que aún teníamos unos hora y media antes del ocaso.

El primer paso era buscar encuadres y fondos. Utilicé mi mano para ver cuan brillante sería el sol sobre Omar y su halcón, con un cámara de Sharjah TV en mis talones todo el rato. Bobbi, mientras tanto, se dedica a fotografiar a Omar con las ultimas luces de la tarde.

Yo se que no puedo vencer al Sol con los speedlights si suavizo la luz, así que preparé un pequeño crosslight alrededor de Omar en el mismo lugar donde Bobbi estaba ocupada fotografiándolo con la luz disponible. Procedimiento standard -- velocidad en 1/250, seleccionas una apertura que subexponga un poquito y añade luz con el flash desnudo para el crosslight. El ambiente se encarga de llevar las sombras a un nivel manejable.

El único problema es que el color y la textura del vestido tradicional arabe de Omar (se llama "Kandura") nos reflejaba un blanco nuclear de los flashes desnudos. Podría haberlo corregido en el postprocesado, pero realmente lo único que estaba haciendo era matar el tiempo mientras esperaba a la puesta del Sol.

Lo importante era que pareciese que estaba haciendo buenas fotos. Mientras me están grabando, queda mucho mejor hacer eso, que estar dando vueltas rascándome el culo y buscando boñigas de camello ¿no?

A medida que el Sol iba bajando, tenía más oportunidades. Al final encontramos el lugar ideal donde fotografiar a Omar utilizando la puesta de Sol como fondo.

Los atardeceres quedan muy bien si los subexpones uno o dos pasos, así que tomé un par de siluetas mientras esperaba. Solo porque la luz no es la adecuada para usar flashes, no debes desperdiciar el tiempo no haciendo fotos.

Quiero decir, en serio ¿cuantas veces estás en el desierto con un hombre vestido con el vestido tradicional Árabe y un halcón?

El año que viene vamos a salir en grupo a pasar una noche en uno de esos campamentos en el desierto donde podremos disfrutar del atardecer y del frío aire nocturno que lo sigue. Cuando estás haciendo fotos, todo ocurre tan rápido que no te da tiempo a saborearlo.

A medida que los niveles de luz empezaban a bajar, continué con mis esquema de dos luces duras (simplemente dos flashes desnudos en sus soportes) y me dediqué a probar la luz lateral y el relleno frontal con Omar. El fondo era el atarecer y toda la luz del sujeto proviene de los flashes. La luz principal está a lo lejos a la derecha y crea luz direccional que define al sujeto.

El relleno proviene de un soporte cerca de la cámara y llena las sombras para controlar el contraste sin añadir ninguna dirección adicional a la luz. Este relleno en el eje, acompañado por una luz principal dura, le da un aspecto muy a los años 50 que últimamente me estoy explorando. Se puede ver la sombra proyectada por esta luz de relleno en el lado izquierdo de Omar (sombra del brazo).

Y puesto que estamos usando luces desnudas, las podemos llevar muy lejos. Eso te produce una iluminación muy uniforme en un área bastante grande, lo cual hace que parezca un escenario con un decorado pintado.

Uno de los inconvenientes de trabajar con speedlights es que sueles tener que trabajar cerca. Eso genera una luz muy bonita, pero que cae rápidamente. Así que sueles acabar trabajando con encuadres muy cerrados. No pasa eso cuando puedes llevarte a esos pequeñines un poco más lejos.

Poca luz ambiente = Luz de paraguas fácil

Tan pronto como desapareciese el Sol, sabía por la sesión del año pasado, que los niveles de luz empezarían a caer más rápido que la bolsa el pasado Octubre. A medida que cae el ambiente, las pequeñas luces empiezan a ser lo suficientemente potentes como para usarlas con modificadores a unas potencias razonables. Esto es importante, puesto que como la luz no va a durar demasiado, necesitas tener el tiempo de reciclado más corto posible.

Pusimos una Westcott plegable con un SB-800. Ese flash fue mi luz principal. Al segundo flash le puse un adaptador Orbis para transformarlo en un flash anular. Ese sería el relleno en el eje.

Trabajando rápido, hice una foto del cielo que se oscurecía rápidamente detrás de Omar. Ya estaba lo suficientemente oscuro como para empezar a trabajar a una apertura que le resultase cómoda al flash.

Puesto que tenía pensado tener la luz principal a un metro más o menos sobre la cabeza de Omar, saqué una foto rápida de la arena iluminada más o menos desde es distancia para asegurarme que tenía la potencia adecuada. Si hubiese sido incorrecta, podría haberlo corregido rápidamente modificando la apertura y compensando para el fondo mediante la velocidad de disparo en sentido contrario. O podría haber cambiado la potencia del flash antes de levantarlo. Es más sencillo hacer las pruebas antes de llevar los flashes a su posición final.



Aquí tenéis una foto del montaje, gracias a Bobbi. La foto final ha valido la pena, pero aún sigo sacándome fina arena del desierto de mi culo (pensando en ello, si me pregunta Carson Kressley, le diré que me estoy exfoliando)

Tuve la suerte de contar con la colaboración de Dave, el asistente de Joe que hizo, no ya de soporte activado por la voz, sino de JAV: jirafa activada por la voz. Los speedlights y los pies compactos son tan ligeros que se pueden usar de este modo durante bastante tiempo sin matar al asistente. De todos modos, no tenía porqué preocuparme. No era mi asistente, así que realmente no tendría muchas consecuencias para mi, si le pasaba algo malo.

El Resultado

Dejando caer la luz directamente sobre Omar, conseguimos un montón de cosas interesantes. Desde el punto de vista de la dirección, logramos una luz bastante dramática en su cara, que añade carácter a la toma. La luz es suficientemente suave como para envolverlo completamente (te aconsejo verla en grande).

Además desde el punto de vista de la distancia, también resulta ventajosa. La cara de Omar está completamente iluminada por la fuente cercana, pero su kandura blanco está menos expuesto al estar más alejado de la luz principal. Eso ayuda a controlar los tonos en ese material tan blanco, algo que resulta imposible si lo ilumino desde lejos.

Además, como la luz está sobre Omar, la luz va oscureciéndose a medida que se aproxima a la cámara. Ese es un problema que aparece si iluminas frontalmente. Si te acuerdas de la sesión del año pasado, Joe lo resolvió tapando la mitad inferior de su paraguas.

Esa luz superior dejaba unos ojos bastante oscuros, además de hacerse muy débil a medida que descendíamos por el kandura. Ahí es donde el Orbis entra en acción. No lo utilicé como luz principal, sino como luz de relleno en el eje sin sombras.

Tampoco hay ninguna relación de intensidades de la que acordarse. Dado que has fijado la exposición de tu luz principal, solo tienes que ajustar la potencia del Orbis hasta obtener un relleno que te guste. Puedes ver lo que está haciendo esta luz de relleno si te fijas en los ojos de Omar o en el kandura debajo de su brazo.

En cuanto al estilo de la luz, me encanta la combinación de luz suave desde arriba y relleno en el eje. Omar recibe una luz fuerte y con carácter y puedo rellenar sus ojos tanto como quiera. El kandura deja de ser blanco nuclear y se transforma en un blanco cremoso, con textura y detalle por todas partes. Y la mancha de luz creada en la arena, hace que la escena parezca estar tomada en cualquier parte contra un fondo pintado.

Esperando a la luz

Cuando utilizas speedlights, para genera ciertos efectos, necesitas esperar a que la luz ambiente llegué a tu nivel. Y cuando llega, se estará moviendo rápido, así que conviene que lo tengas todo pensado y planeado mientras esperas a que llegue.

Honestamente, toda la tarde se termina en unos pocos minutos. Y no quieres desperdiciar ese instante cuando llega. Los experimentos iniciales, con luz dura, son básicamente unos experimentos para algo que quiero hacer más adelante y sirven para que Omar este cómodo con la sensación de ser iluminado y fotografiado.

Antes de que el sol se ocultase, Bobbi me preguntaba continuamente si necesitaba que se retirase un poco y dejase de fotografiar. Pero en realidad, tenerla ahí trabajando (y manteniendo a Omar ocupado mientras yo pensaba) fue una gran ayuda. Mucho mejor que haber tenido a Omar (y al tipo de la tele) de plantón viendome dar vueltas con esa cara de "ahora que demonios voy a hacer".

Una vez terminamos y lo recogimos todo en la oscuridad, hala nos llevo a un precios restaurante, donde no nos dejaron entrar porque Drew y yo llevábamos pantalones cortos. Que continuamente chorreaban arena.

Al final fue una bendición en lugar de un castigo. El "plan B" fue un maravilloso restaurante árabe donde la comida no podía haber sido mejor. Y además aceptaban a los fotógrafos con pantalones cortos y pérdidas de arena.

Etiquetas:

Explora los Blogs que nos enlazan
Aún puedes unirte al Lighting 102

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Home