martes, 27 de febrero de 2007

Iluminando un gimnasio universitario

El sábado fotografié el partido de basket universitario entre Towson y Drexel para The Sun. Sabía que el lector de Strobist Patrick Smith estaría allí usando los focos de la universidad.

(Patrick es fotógrafo del periódico de la universidad de Towson, The Towerlight, especializado en fotografiar deportes y en cerveza).

Solo para que conste, nosotros también teníamos permiso para usar los focos de la universidad. De hecho, siendo el fotógrafo de un periódico local, estoy bastante seguro de que los tíos del departamento de divulgación deportiva de la Universidad de Towson son tan tan majos que me habían dejado (a) quitar a Patrick de los focos y (b) obligarle a lavarme el coche en el parking mientras yo hacía las fotos. (No le digáis a Patrick que yo he dicho esto).

Así que decidí usar dos flashes Nikon SB para ayudar a las luces de vapor de sodio del gimnasio. Así de paso, podríamos comparar lo que pueden hacer estos pequeños flashes, frente a los varios miles de watios por segundo (y dolares) que esos focos permanentes pueden generar.

Antes de entrar en detalles, vamos las ventajas que cada sistema proporciona:

Grandes flashes de estudio:

• Toneladas de luz. Incluso rebotados en el techo (el entrenador de los Towson prohibía las luces directas) proporcionaban unos sólidos f/2.8 a ISO400, en cualquier lugar de la cancha.

• Luz bonita y suave (al ser rebotada)

• Podías olvidarte de la temperatura de color de la luz ambiente, puesto que los flashes directamente la anulaban.

Pequeños y molones SB:

• Los puedes mover de lado a lado. (Los grandes son prácticamente fijos)

• Tiempo de reciclado: Con baterías externas, podía disparar mis flashes ocho veces (disparando a 1/4 de potencia) mientras el chico de las grandes luces estaba contando "un millar.. dos millares" después de cada disparo. Incluso con baterías de hidrúro de níquel, puedo obtener cuatro disparos a 1/4 por segundo.

• Y por supuesto: unos cuantos miles de dólares más barato.

_______________________________________

No me mal interpretes. La luces grandes están muy bien si (a) están correctamente apuntadas (b) puedes justificar el dineral que cuesta instalarlas en el estadio. Los fotógrafos inteligentes, obtienen acuerdos con los estadios y estos les alquilan las luces (cuando no las necesitan) para ayudarles a cubrir los gastos.

Pero este artículo va sobre como usar pequeños flashes. Así que dejaremos a los grandes cañoneros a un lado de momento.

Lo que hice en esta ocasión es ligeramente diferente a lo que suelo hacer. En lugar de usar los flashes como luz principal y la luz ambiente como relleno, esta vez utilicé la luz ambiente como principal y los flashes como relleno.

No te dejes condicionar. No prefieras un método sobre el otro de antemano. Déjate llevar con lo que sea más oportuno en cada caso. En este caso, mis flashes no eran lo suficientemente potentes como para cancelar la luz ambiente, así que decidí complementarla un poco.

Cuando llegué, la luz ambiente era mejor de lo que recordaba. Parece que la universidad había tenido mejor cobertura por televisión últimamente y habían instalado más luces de vapor de sodio.

(Verdad universal: No hay nada que una universidad no esté dispuesta a hacer para facilitar más minutos de televisión. Lo mismo vale para los políticos)

Realmente podría haber usado solo la luz ambiente sin problemas. Pero entonces ¿donde estaría la diversión?. Además había un pasillo a la altura del segundo piso, con una barandilla a unos 8 metros detrás de cada canasta que estaban pidiendo a gritos unos SB. Así que de ese modo lo hice.

Primero lo primero: Equilibra el color de las luces. Es más sencillo de lo que parece. Hice una foto solo con luz ambiente y el balance de blancos puesto en diurno y miré el resultado. Parecía verdoso, razonablemente parecido a la luz de los fluorescentes.

"Suficientemente cerca" es todo lo que necesitas en este caso, así que ajusté el balance de blancos de la cámara a fluorescente y probé de nuevo. No estaba demasiado mal, así que puse filtros verdes en un par de flashes y los sujeté a la barandilla.

Usé las pinzas baratas de menos de 1€. Las modifiqué con unos tornillos y tuercas para conectar el adaptador que viene con la mayoría de soportes para flashes. Un poco de cinta aislante para darle rigidez y ya tenía un soporte capaz de sujetar mis flashes.

Ahora simplemente montaba el adaptador de paraguas en esos soportes. Queda bien ¿no?

En las grandes ligas no nos abstenemos de hacer grandes gastos cuando se trata de fijar las luces. Aún más impresionantes que los 2€ que me gasté entre el soporte y la tornillería, es que lo hice con dinero contante y sonante.

Volviendo a la luz ambiente, no es que fuese mala en este gimnasio. Pero venía de la dirección errónea, desde arriba, cuando te encuentras a pié de pista y disparando generalmente hacia arriba. Así que complementar la luz desde ligeramente arriba y detrás de la canasta ayuda un montón.

Con los flashes coloreados, otra imagen de prueba, me sirvió para ver que la luz estaba bastante compensada a 1/4 de potencia y con el zoom de la cabeza a 50mm (en la cámara 1/250 a ISO640). Una detalle importante es que no estaba apuntando los flashes hacia abajo, directamente a los jugadores. Simplemente estaban rozándoles la cabeza.

Esto se hace para suavizar la luz. No quería tener una luz muy brillante justo bajo de la canasta y demasiado débil en la parte superior de la toma. Apuntando hacia arriba un poco, nivelaba las cosas. Cuanto más cerca estuviesen los jugadores, más cercanos al borde del haz estaría, compensando la luz.

Además, apuntando así, la luz podía llegar muy lejos a lo largo de la cancha. Es increíble que pudiese añadir algo de relleno incluso al otro lado de la cancha. Esto me sorprendió hasta a mi. Con los flashes equilibrados y probados bajé a la pista para fotografiar el partido.

No he fotografiado demasiados saltos este año. La verdad sea dicha, estoy un poco oxidado. Así que para asegurarme algo, me subí a las gradas para fotografiar los primeros cinco minutos del partido con el 80-200 a la altura de las canastas y a 90 grados.

Esto lo hice por seguridad. Primero, es bastante fácil sacar algo desde aquí, puesto que el ángulo suele estar libre y se ve la canasta. Puedes preenfocar en la canasta u dejar que los jugadores vengan a ti. Así, si nada más empezar el partido recibía una llamada mandándome a cubrir otro evento, estaba seguro de tener ya alguna buena toma. Además me permitiría tener alguna toma con un aspecto diferente a las tomadas desde la cancha.

Fácil y sencillo, si lo comparamos con las tomadas desde el borde de la pista. Para mi sirven. Cinco minutos de partido y regresé a la pista con el resto. Pero si hubiese tenido que hacerlo, podría haberme ido con unas buenas tomas del partido.

Ahora es un buen momento para mostrar los efectos del flash frente a la luz ambiental pura.

Aquí tienes a los árbitros sin ningún flash. Esta es una exposición básica que tiene en cuenta la luz ambiente sin sobreexponer el techo porque la luz viene de la dirección equivocada.

Esta es la misma toma, pero con los flashes encendidos de nuevo. Sinceramente, el hecho de que se están utilizando flashes no es para nada evidente, a menos que veas primero la toma anterior. Recuerda, no estamos cancelando el ambiente. Lo estamos mejorando, ayudando. Los flashes iluminando desde arriba y delante de la dirección en la que se desarrolla la acción, están básicamente llenando las sombras y comprimiendo el rango tonal de estas fotos.

Así es como se ve la luz desde la linea en mi extremo de la pista. Tiene un aspecto de iluminada, pero sin excederse, que me gusta. Sobre todo considerando el equipo que he utilizado.

También me gusta que podía disparar a 4 FPS sin preocuparme de los tiempos de reciclado del flash, siempre y cuando no disparase más de ocho tomas seguidas (4 si no utilizase baterías externas). De cualquier modo, este estilo de iluminación es un híbrido entre luz ambiente y flashes.

Esta es una toma desde la misma posición de la acción al otro extremo de la cancha (con el 80-200). Incluso a esta distancia, estoy obteniendo algo de luz de relleno. En otras tomas, incluso puedo ver las sombras del soporte de la canasta en el muro del fondo.

Con este montaje tengo una luz más que adecuada para fotografiar de una manera limpia, las jugadas de acción. Si las jugadas claves se hubiesen producido en el otro lado de la cancha, también las hubiese tenido. A ISO640 o ISO800, las podría haber recortado sin demasiado grano.

Esta es una imagen de Patrick (del mismo partido) usando las luces grandes. Es estupenda, seguro. Pero el solo podía hacer un disparo cada dos segundos, lo cual puede ser muy malo en un partido de baloncesto.

De paso te diré que tenemos flashes grandes en el Comcast Arena de los Maryland Terps. Pero honestamente, los tiempos de reciclado me hacen no usarlos la mayor parte del tiempo.

Así que si no puedes permitirte los grandes focos, siempre puedes obtener buenos resultados con un uso creativo de los flashes pequeños. Estarán ahí siempre que los necesites, y siempre puedes llevar un kit de dos luces, soportes incluidos, en una bolsa para equipo pequeña.

Etiquetas:

Explora los Blogs que nos enlazan
Aún puedes unirte al Lighting 102

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Home