sábado, 1 de abril de 2006

Usando geles para corregir el color

Me gustaría pensar que todo el que esté fotografiando en color y usando flashes ya está corrigiendo el color de las luces que utiliza. Pero claro, esto es Lighting 101. Por lo tanto, por si aún no lo haces, vamos a dar un repaso rápido y a ver algunas ideas sencillas en las que quizás no has caído aún.

Primero los fundamentos.

Todo flash que utilices debe tener dos filtros (geles) - Verde Ventana y CTO, que son las siglas de Color Temperature Orange (naranja para control de temperatura). Estos filtros debes tenerlos siempre a mano, para usarlos en cualquier momento. Son las herramientas cotidianas en la corrección de color.

Para colocarlo en el flash, corta los geles en tiras y ponles unas tiras velcro adhesivo (barato y fácil de encontrar) en los bordes. Yo suelo poner los 'ganchitos' por delante y la 'pelusilla' por detrás, de ese modo cuando lo necesito puedo apilar varios filtros (es raro, pero a veces ocurre). Pero lo importante es que con este esquema puedo guardar los dos filtros montados directamente sobre la cabeza del flash.

Evidentemente para que esto funciona, debes poner la parte suave del velcro, la 'pelusilla' en los laterales del flash, tal y como se muestra en la imagen. De ese modo, además, te facilitará el montaje de otros modificadores de luz, como reflectores o parasoles para evitar que el flash deslumbre a la cámara. Esto lo veremos más adelante.

Volvemos al color de la luz. Las luces fluorescentes no son blancas. Son de un pegajoso y pútrido color verde. Si no utilizas un filtro adecuado en el flash para hacerlos coincidir, los objetos iluminados por el flash tendrán un aspecto con un buen balance de blancos y las zonas en la sombra, iluminadas solo por el fluorescente serán verdes. Este problema no lo arregla ni el Photoshop.

La solución es simple: coloca un gel 'verde ventana' sobre el flash. Ahora el coloca el balance de blancos de la cámara en fluorescente. Obtendrás una iluminación consistente, con un balance de color razonable y tanto las zonas iluminadas por el ambiente como por el flash serán consistentes en color.

Y solo digo 'razonable' porque no todas las luces fluorescentes son de la misma temperatura de color. Y dependiendo de en que fase de los 50Hz de la corriente alterna realizamos el disparo, el color de los propios tubos también varía.

¿No te lo crees? Pon tu cámara a cualquier velocidad entre 1/50 y 1/100 como 1/60 o 1/80. Con esto capturas solo una porción del ciclo de 50Hz de la corriente alterna. Dispara diez fotos de los fluorescentes en secuencia rápida. ¿Ves las variaciones de color entre las tomas? De eso es de lo que estábamos hablando. No podemos hacer mucho, excepto disparar a 1/50 para pillar un ciclo completo, o 1/25 para tener dos ciclos. No es la solución ideal, pero ayuda algo.

Por lo tanto si has seguido las instrucciones dadas hasta ahora, tienes balance de luces correcto, tanto en cuanto a intensidad y ahora en el color. Si las cosas no terminan de estar bien, podrías intentar variar (enfriando o calentando) el balance de blancos de la cámara, pero es un cambio global que afecta a toda la escena.

Con las luces incandescentes el proceso es el mismo, excepto que se usa un gel CTO y el balance de blancos de la cámara se pone en tungsteno. Y de nuevo, no todas las luces incandescentes tienen justo esa temperatura de color. Algunas bombillas brillan más calientes (desde el punto de vista del color) y sobre todo, las que tienen un variador de potencia suelen tener un color rojo anaranjado. Pero fijando el balance de blancos en tungsteno y poniendo un CTO en el flash te acercas bastante a un resultado equilibrado en la mayoría de los casos.

Pero ¿que ocurre con esas oficinas que tienen tubos fluorescentes en el techo, lamparas incandescentes en las mesas y unos grandes ventanales por los que entra el sol?

No hay problema. Simplemente haz la foto en blanco y negro

(bromeaba, solo bromeaba...)

Lo que debes hacer es elegir que color de luz vas a considerar como dominante y adaptarlo todo a ese color. Ten en cuenta que la luz solar y la incandescente combinan mucho mejor que los fluorescentes con cualquiera de las otras.

Si la habitación está iluminada por fluorescentes y hay una ventana, cierra las cortinas y baja las persianas para quedarte solo con los fluorescentes. Además intenta que en ninguna toma aparezca directamente la ventana pues cualquier resquicio de luz que entre te alterará el aspecto de las imágenes.

Si la ventana es muy grande y brillante (como en un aula), lo mejor es apagar las luces fluorescentes. El truco para que te dejen hacerlo, es decirle a la gente que con esas luces "tu piel aparecerá verde en las fotos". Muy poca gente pondrá reparos si la alternativa es salir con la piel verde. Aparte de eso, si la luz de la ventana es tan brillante como para no poder atenuarla, debe ser suficientemente brillante como para que el resto de la oficina siga trabajando mientras terminas la sesión.

Si te has quedado solo con luz solar, usa el flash sin ningún gel.

Sospecho que a medida que la librería de artículos en "On Assignment" crezca, iremos introduciendo el uso de geles de color para crear efectos. Pero eso lo dejaremos para más adelante. De momento, si tienes ganas de experimentar por tu cuenta, recuerda que (a) el look de los 80 en plan luces de colores por todos los lados como en los videos de la MTV, ya no está de moda y (b) cuando estamos hablando de colorear luces, menos es más.

Siguiente: Fabricando Snoots y GoBos con una caja de cereales

Etiquetas:

Explora los Blogs que nos enlazan
Aún puedes unirte al Lighting 102

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Home