sábado, 8 de abril de 2006

Conoce tu Flash

Aún a riesgo de parecer que he perdido completamente el norte, me gustaría hablar sobre la experimentación y a falta de un término mejor, sobre la "ansiedad del flash".

Hasta ahora hemos visto un montón de técnicas y de equipo, es el momento adecuado para actualizar la pieza fundamental del equipo: el espacio que hay entre tus orejas.

Muchos fotoperiodistas principiantes son víctimas de lo yo llamo "ansiedad del flash"

El problema tiene dos aspectos.

Primero, los flashes disparan en tiempos muy cortos. Una diezmilésima de segundo es la duración típica cuando disparamos en manual a baja potencia, o añadimos un poco de relleno en modo TTL.

Esto es bastante complicado de entender y mucho más de visualizar. Por lo tanto, de controlarlo ya ni hablamos.

En segundo lugar, la vieja escuela de fotoperiodistas solían aplicar recetas del tipo "Tri-X, f/8 y ya está". La luz disponible era la única elección "ética y pura".

Gregory Heisler, a quien admiro como mi fotógrafo-iluminador favorito, suele comentar en broma, que el único modo de fotografiar de un modo realmente ético es desde el espacio exterior, apuntando a la Tierra con un objetivo de 50mm en una silenciosa Leica y usano Tri-X.

Quiero decir con esto que ya puestos a no influir en la escena ¿por qué no hacerlo a lo grande?

Nuestros antecesores no tenían que preocuparse de como se verían esas escenas iluminadas por luces de sodio, una vez impresas a todo color en la edición de la mañana, por ejemplo.

Los tiempos han cambiado. Y el fotoperiodismo. Pero ese argumento de la luz disponible funciona tan bien que ha evitado que muchos fotógrafos aprendan a iluminar temprano en sus carreras.

¿Quiere eso decir que está bien meter un filtro magenta estilo 1980 al pelo de todos los retratos que hagamos?

No, probablemente no.

Pero la luz es una herramienta. Tienes que aprender a manejarla y como usarla cuando la necesites. Así que no te subas al pedestal de "solo uso la luz disponible" como excusa para no aprender. Aunque sepas iluminar, si quieres podrás usar solo la luz disponible.

Siempre se trata de disponibilidad.

Así que déjate de excusas y ponte a aprender.

Voy a contarte algo que me dejará en ridículo ante mis colegas aquí en The Sun. Especialmente ante los fotógrafos deportivos.

Aquí viene.

Solía sentarme en el sofá, enfrente de mi televisión durante los partidos profesionales y fotografiaba todo el partido en la tele con mi Nikon F2 y un tele de 180mm

______________

¿Aún sigues leyendo? Ok

La razón de que me dedicase a esta estupidez era que (a) me gustaba pensar que estaba realmente en el partido fotografiándolo (era muy joven por aquel entonces) y (b) era la mejor forma que tenía de aprender a sincronizar mis acciones con el partido. Así me preparaba para los partidos de verdad.

¿Estupido? Por supuesto

¿Me ayudo con la sincronización? Eso creo.

¿Que hacía cuando me preguntaba mi compañero de habitación? Evidentemente le contaba que estaba comprobando si funcionaba bien el disparador de la cámara.

Te he contado esto para poderte decir ahora esto. No hay sustituto para la experiencia, independientemente de como la adquieras. Necesites lo que necesites para aprender, lo que más necesitas es practicar. Y si no puedes practicar durante los encargos (porque tienes miedo de estropearlo todo) el único otro modo de practicar es experimentar por tu cuenta.

He estado iluminando artificialmente mis fotos durante los últimos 20 años. Pero durante el último mes, he pasado una tarde entera en mi habitación jugando con el flash y probando una nueva técnica de iluminación válida para objetos inanimados (el gato ya sabe como salir corriendo y esconderse)

Esa tarde en particular, estaba jugando con el flash balanceado a la temperatura de la luz solar, un snoot y el ambiente iluminado por luces incandescentes. Hice varios cientos de fotos estúpidas que resultaron ser un verdadero fracaso. Y tres o cuatro imágenes que me gustaron de verdad.

Y eso son tres o cuatro imágenes más que las que tendría si no hubiese perdido esa tarde jugando.

Las cámaras digitales son perfectas para este tipo de experimentos.

Prueba una nueva técnica. Comete errores garrafales.

Mira los resultados en la pantalla TFT de la cámara.

Comete errores menos graves a medida que refinas la técnica.

Mira los resultados en la pantalla TFT de la cámara.

Empieza a comprender la técnica.

Ahora prueba esa técnica, tal y como tu la entiendes, en diferentes entornos, en tu casa, en exteriores, donde quieras.

Si tu pareja te pregunta que que haces toda la tarde encerrado en la habitación, con los flashes montados y haciéndole fotos a una zapatilla, dile que los flashes te están funcionando mal (lo cual es técnicamente cierto, a causa de la incompetencia del usuario) y que los estás comprobando.

Lo mismo para el proceso de montar las luces y sus accesorios. Tienes que llegar a ser capaz de hacerlo en un minuto mientras hablas tranquilamente con tu modelo y planeas con él la sesión.

Lo ultimo que quieres haces es estar temblando, todo sudoroso, intentando montar las luces a toda prisa, mientras se agota el tiempo que te ha concedido ese famoso director de cine para la ultima revista que te ha contratado.

En el ejército americano tienen una frase para ello

"Lento es suave, y suave es rápido"

Solo la práctica repetitiva te permitirá montar las luces rápidamente y sin interponerse en tu trabajo, y te permitirá obtener mejores fotos mientras evitas perder la única ocasión de hacerla gracias a una buena interacción con tu sujeto.

Creo que la idea está clara. Sigue practicando.

Siguiente: Ve el flash
Explora los Blogs que nos enlazan
Aún puedes unirte al Lighting 102

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Home