jueves, 28 de mayo de 2009

Variaciones con dos luces. Toma Dos

En el último artículo de esta serie, vimos a Riaz, iluminado completamente con flashes contra una pared forrada de madera oscura. A la izquierda podéis ver a Brett, quien permanecía sentado en su silla, en un edificio comercial a medio terminar con las paredes recién lucidas y sun pintar.

En este capítulo: Luz alta en el eje con una pizca de luz en el fondo para separarlo del negro absoluto



Empezamos con la luz principal

Te daré una pista sobre cual era la luz principal. En estos momentos es mi modificador de luz favorito cuando tengo que ir a hacer un retrato. Ya se que parezco un disco rallado. Pero la luz no-suave / no dura que genera y el control absoluto de la dirección que me ofrece en un paquete tan pequeño, es demasiado atractivo para mi.

Iluminando desde arriba y delante de Brett, creamos un haz de luz en plan "tercer grado" -el tipo de luz que aparece en las salas de interrogatorios de las películas. El haz es algo duro y apunta directamente hacia abajo. Realmente no es completamente vertical, sino que está inclinado un poco hacia delante, hacia la cámara. Aún así, e incluso con el control que tienes al usar una SB-III, el pelo estaba demasiado iluminado.

Así que rápidamente pusimos un gobo en el borde más proximo a Brett: dos tiras de cinta gaffer. Con esto le ponía al haz de luz vertical un borde más definido. Lo cual de paso, creaba un aspecto de "asomarse al haz de luz" en Brett. Ese gobo es el que hace que la luz se oscurezca a medida que ascendemos por el rostro de Brett.

A mi me parece que es un aspecto nítido y tridimensional. No tan impactante como el que Peter Yang logró obtener, pero definitivamente es un look similar.



Aquí está la foto del montaje, por cortesía de Syl Arena. La "jirafa" que sujeta el SB-800 con el SB-III es el brazo para flash de un CSB Micro Mini. (Acabo utilizando este reflector por piezas mucho más a menudo de lo que lo uso montado).

Realmente necesitas una jirafa para este tipo de iluminación -- quieres tener la luz arriba y frente a ti y evitar que se mueva. En estas distancias tan cortas, unos centímetros tienen mucha importancia.

Así que nuestra luz principal es bastante potente porqué está muy cerca. Incluso bajándole la potencia la flash, tengo apertura de sobra para mantener la nitidez en todo el rostro. La otra ventaja es que gracias a esa proximidad puedo llevar la pared del fondo al negro fácilmente. Esto se debe a la corta distancia entre el sujeto y la fuente de luz.

Ahora que tenemos la pared completamente negro, podemos hacer con ella lo que queramos gracias a un segundo flash. Decidí apuntar el segundo flash a la pared con un difusor de plástico. Con esto eliminaba cualquier rastro de forma en la mancha de luz y el tono de la pared pasaba a depender únicamente de la distancia -- con un gradiente suave. Si quiero generar un gradiente muy abrupto acerco la luz a la pared. Si me llevo la luz lejos, el gradiente se hace más suave.

Puedo controlar el tono más intenso de este gradiente con la potencia de ese segundo flash, así que las dos variables se pueden controlar de manera independiente. Podría haber generado un fondo gris tenue sin poner esta segunda luz, simplemente acercando a Brett y a la luz principal a la pared, pero hubiese perdido todo este control sobre el gradiente.

Variaciones sobre variaciones

Aparte de todo esto, si me apetece, aún puedo hacer un montón de cosas con el resto de la luz principal. Recuerda que Brett está justo en el borde suavizado del haz, lo que quiere decir que estamos malgastando un montón de luz en el espacio que hay justo delante de él.

Podría coger toda esa luz con un reflector grande y muy bajo y rellenar las sombras del fondo si me apetece. O podía poner ese reflector enfrente, justo fuera de la imagen y orientado de modo que rellenase las sombras en la cara de Brett, de forma similar a lo que hicimos con Riaz. Podría controlar la intensidad de esa luz de relleno, sin más que introducir o sacar la zona central del haz de luz del reflector.

Puesto que tengo a Brett en el borde del haz, podría hacer incluso que esa luz reflejada fuese más intensa que la que en esta imagen he considerado luz principal. Muchas posibilidades -- incluso quizás, podría aplicar el truco de la almohada a lo John Keatly.

Para no enrollarme más, las sombras de la nariz y debajo de la barbilla, se pueden llevar a la densidad que te apetezca. Pero esa luz dura y vertical es la que le da a la imagen ese aspecto tan potente. Así que no te lances de cabeza a rellenarlas todas para "arreglarla".

Solo quería que comprendieses que puedes elegir completamente el rango tonal de la foto -- incluso aunque solo utilices dos flashes y no uses el ambiente.

Etiquetas:

Explora los Blogs que nos enlazan
Aún puedes unirte al Lighting 102

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Home