lunes, 3 de abril de 2006

Retrato en un rincón

Como fotógrafo que trabaja para un un periódico me toca hacer muchos primeros planos.

Las cosas son así. Y siempre lo han sido. Pese a que puedes pensar en ello como en unas vacaciones mentales (un mono amaestrado puede hacer este tipo de fotos) también puedes verlo como una oportunidad para practicar con la luz.

Como ya he contado en otras ocasiones, el modelo probablemente no sabe que podrías resolver la foto en 30 segundos en alguna sombra.

Así que ¿por qué no utilizar el encargo de ese primer plano como una oportunidad para trabajar un poco tus habilidades como iluminador, en una situación con poca presión?

Con este fin, aquí tenéis un método rápido y sencillo de iluminar un retrato. Solo necesitas una luz y una rincón.

El concepto es simple, pero te permite jugar con los ratios de iluminación y ver como afectan a tu foto.

La imagen superior es mi querida madre, Griselda Strobist (bueno, realmente es el actor Bruce Vilanch, caracterizado en su papel de Edna Turnblad de la obra Hairspray)

Todo lo que necesitas para hacer un retrato como este que sea nítido y con mucho detalles, lo suficientemente bueno como para poderlo ampliar, es un flash con un paraguas y una esquina pintada con colores neutros. Si en lugar de neutros son colores cálidos, también puede valer.

Tenemos dos ratios de luz en juego para producir esta imagen.

El primero controla lo brillante que será el fondo. El ratio en cuestión está definido por distancia-sujeto-flash : distancia-pared-flash

Si el flash está mucho más cerca del sujeto que de la pared, la pared se verá oscura.

La luz de relleno para este retrato proviene de la luz reflejada por la otra pared que define el rincón. En este ejemplo, el flash está montado a la izquierda de la cámara, formando un seguro y aburrido ángulo de 45º con la misma. A la derecha de la cámara está la pared (la otra pared que define el rincón es la que nos sirve de fondo para la imagen)

Por lo tanto el segundo ratio en juego es el definido por distancia-sujeto-flash : distancia-pared-reflectante-flash. En otras palabras, cuanto más lejos esté la pared que actúa como reflector de la combinación flash-sujeto, más oscuras serán las sombras de ese lado.

¿Como se hace esto en la práctica? Es simple.

Para empezar estamos disparando a la mayor velocidad de sincronización posible, con suficiente potencia en el flash para exponer el sujeto a f/5.6 o f/8. Esta apertura te dará buena definición y la alta velocidad de disparo evitará que la luz ambiente influya demasiado. Si no puedes apagar los fluorescentes (lástima, siempre hay fluorescentes), tendrías que poner el gel adecuado al flash y hacer el balance de blancos para ese color.

Digamos que empiezas con el sujeto a 60cm de la pared lateral, con el flash en su sombrilla a unos 90cm y el fondo a 1.30m detrás. Dispara una foto de prueba. O mejor, utiliza tu mano (puesta en la posición que ocupará la cabeza) para rápidamente ajustar las luces antes de molestar al sujeto. Si eres diestro, tu mano izquierda siempre estará dispuesta a ayudarte con las luces. Quizás el modelo, no lo esté tanto.

¿Quieres hacer el fondo más claro? Mueve todo el conjunto (modelo y luces) hacía la pared del fondo. ¿Quieres hacerlo más oscuro? Aléjalo de esa pared.

La misma idea la puedes aplicar a la luz de relleno. Mueve el conjunto modelo/flash hacia la pared para darle más intensidad a la luz de relleno. Aléjalos para quitarle intensidad.

Es tan simple como eso.

Pero tus retratos en primer plano tendrán muy buen aspecto. Ya no parecerán simples fotos de carnet.

Y de paso, tú adquirirás velocidad y confianza en tu control sobre las luces.

Siguiente: Iluminando las gafas

Etiquetas:

Explora los Blogs que nos enlazan
Aún puedes unirte al Lighting 102

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Home