lunes, 3 de abril de 2006

Iluminación de texturas para fotos de detalles

Esta es una técnica que me gusta utilizar cuando estoy buscando una o más fotos de detalle para completar un encargo.

Los diseñadores gráficos aprecian la flexibilidad que les da poder usar una buena foto de algún detalle en sus diseños, y en ocasiones te sorprenderá lo bien que pueden llegar a usar esas imágenes. Esto es más impresionante cuando la imagen tiene importancia en la historia que se cuenta o está realizada particularmente bien.

La clave es añadir profundidad y textura a lo que puede ser un aburrido objeto bidimensional. Para hacer esto, pon el objeto sobre algo de modo que puedas colocar el flash exactamente a su misma altura y deja que la luz dura se desparrame sobre el objeto. Puedes usar una mesa, o simplemente dejar el objeto en el suelo y poner los flashes directamente en el suelo separados nos metros.

Solía hacer este tipo de trabajos de manera rápida y sucia con un cable TTL cuando trabajaba con carrete. Pero como sigo sin confiar en el TTL al disparar en digital ya no lo hago así. Además, al fin y al cabo tenemos esas pantallas TFT en nuestras cámaras para ajustar la exposición bastante rápido mientras disparamos en manual.

De largo, la mayor variable con la que te encuentras es la altura del flash sobre tu objeto. Preocuparte de ajustar esto desde el principio. Pequeñas variaciones de altura pueden suponer grandes diferencias en la imagen final. Por eso te resultará más cómodo poner el objeto sobre una mesa y así podrás mover las luces en su pié arriba y abajo con toda libertad.

Te sorprenderá ver cuanta textura se puede sacar de un objeto bidimensional iluminándolo de este modo.

Aleja el flash un poco, pues tienes toda la luz que quieras, puesto que trabajas con el flash desnudo, por lo que no tiene sentido tener una variación de luz sobre la imagen si no lo necesitas para construir tu imagen.

Puedes usar un gel anaranjado para simular la luz del atardecer si lo prefieres. Coloca libros u otros objetos estratégicamente entre la luz y los objetos para crear sombras interesantes.

(Si haces esto, intenta poner la luz viniendo de una de las esquinas de la imagen. Esto te sirve para tener líneas de composición más atractivas en los diseños gráficos posteriores donde se usará la imagen.)

Esta técnica puede servir para aumentar bastante los ingresos de un fotógrafo freelance. Muchos encargos se facturan en base al costo por hora frente al espacio cubierto en la publicación. A los diseñadores les encanta poner este tipo de detalles en sus documentos. Te sorprenderá como perder el tiempo haciendo una de estas tomas, y haciéndolas bien, puede conseguirte algún día, otros cien pavos por encargo.

Siguiente: Iluminación cruzada

Etiquetas:

Explora los Blogs que nos enlazan
Aún puedes unirte al Lighting 102

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Home